CISA, DOCE AÑOS DE MEJORAR LA MOVILIDAD E INNOVAR EL SERVICIO DE TRANSPORTE EN LA CIUDAD DE MÉXICO

portada fb cisa-01

Los 104 autobuses de CISA mueven al 40 por ciento de los usuarios de todo el Sistema

 

Corredor Insurgentes S.A. de C.V. cumple 12 años de brindar a sus usuarios seguridad, calidad y eficiencia, gracias al esfuerzo de los socios y al trabajo de nuestros colaboradores.

Entre los logros más importantes que han permitido el cumplimiento de estos objetivos, destacan la  profesionalización de operadores, técnicos y administrativos, cuya labor ha asegurado la rentabilidad y permanencia en el negocio.

Los principios básicos que han regido nuestro trabajo son la disciplina, transparencia e innovación en la administración empresarial, planeación y control presupuestal, programación de procesos de operación y mantenimiento, optimización de los recursos, además de un rigor financiero, fiscal y tecnológico.

Las metas alcanzadas como la primera empresa operadora de Sistema Metrobús en la Ciudad de México nos motivan para seguir trabajando y cumplir los objetivos, basados siempre en nuestras políticas de calidad y mejora continua como Empresa Socialmente Responsable (ESR), además de seguir realizando procesos certificados bajo la norma ISO 9001:2008.

Actualmente Metrobús es el segundo sistema de transporte de mayor importancia en la Ciudad, desde su puesta en marcha hace 12 años, ha cambiado la forma en que miles de personas se movilizan todos los días.

Quienes hemos vivido el proceso de creación y consolidación de las empresas de transporte que han surgido a partir de la operación de CISA, tenemos razones justificadas para asegurar que también ha cambiado la vida de muchos de quienes hemos trabajado en este sector.

Antes de Metrobús, los concesionarios de Ruta 2, quienes otorgábamos el servicio en Insurgentes, teníamos un buen negocio, pero sujeto a incertidumbres que nos impedían tener una imagen clara del futuro.

Su implementación en la Ciudad nos dejó claro a todos que el modelo del hombre camión en el transporte urbano es obsoleto, pues anula la posibilidad de un servicio profesional y de calidad, además de que la responsabilidad de acelerar la modernización del sector sólo era posible si los transportistas nos profesionalizabamos y trabajabamos juntos.

Prueba de ello es que en estos 12 años nuestra cultura de desarrollo de componentes y proveedores, así como nuestro compromiso por la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías en  vehículos, refacciones y dispositivos han facilitado el control de las operaciones en beneficio de la calidad del servicio y la seguridad de nuestros pasajeros.

Pero este cambio se ha vuelto una exigencia por parte de los usuarios, quienes exigen autobuses modernos, amigables con el medio ambiente y con tecnología Euro V y VI con equipamiento a bordo e información en tiempo real.

Además, autobuses que son conducidos por operadores profesionales y, sobre todo, con el equipo necesario que mejore la percepción de seguridad para los usuarios.

En todo esto, el Metrobús ha sido punta de lanza y la muestra de que si el sector privado, la sociedad organizada y el Gobierno de la Ciudad trabajamos juntos, se pueden sentar las bases para que en breve se consolide una nueva era en el transporte.

Para ello aún es necesario avanzar en dos retos:

El primero, es la definición concertada de una tarifa basada en un esquema de negocio del sector que haga variable y sostenible el cambio; no es posible mantener un buen servicio si la autorización de la tarifa sigue estando sujeta a los ritmos políticos.

El segundo es la planeación del transporte y su necesaria vinculación con el desarrollo urbano; la integración física, tarifaria y operativa en la que ya se están dando los primeros pasos no será suficiente si no se define con claridad una imagen congruente de Ciudad y del papel que los sistemas de transporte tendrán en ella.

Las empresas y concesionarios estamos con la vista puesta en el cambio y listos para asumir los retos que nos tocan. Hemos sido capaces de desarrollar y consolidar nuestra empresa certificándola bajo la Norma Internacional ISO 9000 y acreditándola con el distintivo de  Empresa Socialmente Responsable.

Además, se ha impulsado en el gremio el cumplimiento de las disposiciones normativas en los órdenes operativos, técnicos, financieros, jurídicos, fiscales y laborales.

En estos 12 años, CISA ha realizado la tarea de impulsar el proceso de cambio en el sector, aportando recursos económicos para apoyar la transformación de los concesionarios a sociedades mercantiles.

Seguiremos apoyando esta labor porque la experiencia adquirida operando la Línea 1 del Metrobús nos ha demostrado que no hay marcha atrás, porque estamos convencidos de que es el único camino posible para crecer y mejorar.